La proliferación de casas de apuestas en los barrios más humildes provoca una gran movilización

Un total de 168 organizaciones han firmado el escrito que se leerá al final de la manifestación contra las casas de apuestas y que discurrirá la mañana del domingo 6 de octubre entre la madrileña plaza de Cuatro Caminos y el barrio de Tetuán. La movilización es un paso más en la hoja de ruta que se sigue desde que en abril diferentes colectivos sociales con la misma preocupación se asamblearan en La Ingobernable para tratar la proliferación de las casas de apuestas.

La marcha está convocada después de haber analizado “la doble vertiente de clase que tiene el incremento de los salones de juego en los barrios más humildes de Madrid”, declara Kike Bravo, un activista integrado en el comité organizador. Irene, miembro de la Plataforma contra las casas de apuestas surgida tras aquella primera asamblea primaveral, añade que en el mismo problema se juntan la precariedad con la juventud “por las faltas de ocio en los barrios de la periferia«, denuncia la activista.

 

El problema lo sufren los jóvenes de los barrios humildes

 

De hecho, muchas organizaciones convocantes son asociaciones de vecinos que ven la causa del aumento de este tipo de negocios en la crisis: “Los barrios se han empobrecido y no hay espacios de ocio sano para los jóvenes, que gracias al juego online y los servicios tan atractivos de estos comercios pueden empezar a engancharse al juego con cantidades muy pequeñas”, tal y como denuncia Silvia González, la responsable del grupo de trabajo de locales de juego y apuestas de la Federación Regional de Asociaciones Vecinales de Madrid.

Desde la organización han hecho pública una pequeña normativa en la que se incluye el no consumir bebidas alcohólicas ni fumar porros durante el recorrido. Bravo argumenta esta decisión en el hecho de que su lucha está centrada en un ocio sano, popular y no nocivo ni física ni mentalmente. En la misma sintonía se declara Isabel Pérez, miembro del colectivo Madres contra la represión, cuando dice que “otra vez las madres estamos viendo cómo se adormece a la juventud, a nuestros hijos, en una situación de crisis económica”. Además, esta activista no duda en que “todos los chavales que van a jugar a esos sitios son iguales y dentro de poco serán los nuevos olvidados, perseguidos y marginados de la sociedad”.

Las cifras son claras en esta dirección. El segmento que más está creciendo como consumidores de este tipo de locales es el comprendido entre los 18 y 25 años, tal y como comenta González. Un hecho que guarda íntima relación con que gran parte de las adhesiones a la manifestación sean asociaciones estudiantiles y colectivos juveniles de barrio. Entre estos últimos se encuentra Distrito 14, que desde Moratalaz llevan luchando contra este tipo de negocios año y medio.

 

El objetivo: adormecer a la clase obrera

 

Esta asamblea de barrio hace una doble lectura de la situación: “Una de las razones por las que no se prohiben estos comercios responde a la lógica capitalista de acumular riqueza a costa de lo que sea”, comenta Adrián Belaire, un miembro de Distrito 14. Asimismo, el activista defiende que hay otra razón más por la que aún no se han prohibido los salones de juego. “Una función diferente e incluso más preocupante que tienen este tipo de espacios es la de adormecer a la juventud —tal y como ya adelantaba Pérez—. Si los jóvenes están pendientes de ver quién gana el partido de fútbol o qué galgo llega antes a la meta, lo que estás consiguiendo es que no reflexionen sobre cómo resolver los problemas principales que acosan cada día a sus familias, como el no llegar a fin de mes o los desahucios, y evitando que se organicen para luchar contra ellos”, señala este vecino de Moratalaz.

 

Entre la prohibición y la regulación

 

Bravo comenta que la finalidad es prohibir este tipo de negocios ideados para que al entrar pierdas la noción del tiempo al no tener ventanas ni luz natural, parafraseando el comunicado. En la misma sintonía se declara Pérez, que es tajante al respecto: “No queremos que haya otra droga más en los barrios humildes”. En cambio, González defiende que se redacte una ley integral que cuente con los actores sociales implicados y que vaya más allá de la mera regulación administrativa. “Hay que regular la situación para que las casas de apuestas se desconcentren de los lugares saturados y se protejan así los barrios más vulnerables”, añade la integrante de la Federación de Asociaciones Vecinales.

El responsable de CNT – Villaverde en la Plataforma contra las casas de apuestas, Benjamín Jiménez, incide que se está produciendo una “economía de la vulnerabilidad” que reposa en la necesidad que tienen de pedir microcréditos a muy corto plazo los jugadores más pobres y con menos recursos. “Esta cuestión afecta, de nuevo, a la clase obrera, porque aquél que tiene un agujero de cuatrocientos euros por el juego y su familia le puede ayudar, lo hace, pero eso no es lo que sucede en las familias trabajadoras”, remarca este anarcosindicalista de una de las zonas más afectadas por esta problemática.

Volviendo a la controversia entre regular de forma más férrea este tipo de establecimientos y prohibirlos, desde CNT defienden la segunda de las opciones ya que “desmovilizan a la clase trabajadora”, según explicita Jiménez.

Otro de los convocantes de la manifestación es Podemos, que de forma contraria a la central anarcosindicalista aboga por una estricta regulación de estos centros. Entre sus medidas destacan la propuesta de “cerrar el 90% de las casas de apuestas en los próximos 2 años, definir una política pública estatal de lucha y prevención de la ludopatía, prohibir su publicidad en los medios de comunicación de masas y lugares públicos, y facilitar la apertura de nuevos centros sociales en los que la juventud pueda tener espacios de encuentro y desarrollo de alternativas culturales y de ocio”, según informan desde la formación política.

En cuanto a las acciones directas que han ido germinando por la capital, la mayoría de ellas consisten en pintadas de repulsa, pegadas u ocupaciones simbólicas. Belaire se pronuncia contundente al respecto: “Las acciones irán más allá en el caso de que no prohíban las casas de apuestas, como ocupaciones reales o actuaciones más contundentes” y sintetiza el conflicto desde un prisma de clase: “O estás con nosotros, la clase trabajadora de los barrios humildes, o con ellos, la patronal y la burguesía del juego”.

 

Los menores también apuestan

 

Fuera de toda cifra se encuentran los menores que acuden a las casas de apuestas, tal y como ya han denunciado desde la asamblea de Jóvenes Precarizados de Bilbo. Los chavales tienen muchas más posibilidades de caer en el juego al estar atraídos debido al patrocinio de “carismáticos personajes”, tal y como reza el comunicado de la manifestación, como por ejemplo el presentador Carlos Sobera, los deportistas Rafael Nadal y Neymar y cantantes como ZPU y el Chojín, a lo que se suma su continua publicidad en conocidos programas de televisión, un hecho que no tiene lugar en el ente público vasco.

Asimismo, un acontecimiento relacionado y notable es que la Real Sociedad es el único club de Primera División que no tiene publicidad de casas de apuestas debido a la negativa de sus propios socios. Cabe remarcar que 1 de cada 4 institutos está a menos de 200 metros de una casa de apuestas en la capital, algo que en Extremadura está regulado hasta los 300 metros y que sería una de las prioridades a legislar en esa deseada y potencial ley integral del juego. 

Por parte de la patronal, organizada en la Asociación Española de Empresarios de Salones de Juegos y Recreativos, aseguran no conocer ninguna empresa que tenga en cuenta el factor del nivel de renta del barrio ni su cercanía con institutos, tal y como ha comentado a El Salto Juan Lacarra, secretario general técnico del ente. Respecto a la regulación publicitaria Lacarra apunta que están esperando un decreto de publicidad que legisle ese aspecto.

 

Más allá de la capital

 

Ampliando el territorio, algunas zonas del Estado más allá de la capital tambiénse han solidarizado con la proliferación de los salones de juego en los enclaves más humildes. Así lo explica Bravo: “Desde Gamonal (Burgos), Zaragoza y Málaga han mostrado su solidaridad con esta lucha que seguramente se empiece a extender a diferentes lugares a nivel estatal”.

Este miembro del comité organizador de la manifestación declara que el éxito de la misma ya se puede apreciar en el alto nivel de adhesiones. Por ello, baraja que el 6 de octubre se pueden dar cita más de 2.000 personas recorriendo los dos kilómetros de distancia de la marcha entre la madrileña plaza de Cuatro Caminos y el popular barrio de Tetuán bajo un único mensaje: “Ellos se lucran, la clase obrera se arruina. Apuesta por tu barrio”.

Fuente: El Salto

No Comments

Sorry, the comment form is closed at this time.